Teléfonos Android: rootear, actualizar a una Custom ROM y personalizar tu móvil a tu gusto (II)

Una de las prácticas habituales que se suelen realizar para personalizar el móvil a tu gusto es rootear y actualizar una Custom ROM. El problema es que cada fabricante tiene sus particularidades en el firmware, kernel, etc, por lo que no hay una guía exacta para efectuar estas modificaciones a tu teléfono.

Es relativamente fácil encontrar ROMs personalizadas para muchos modelos junto con sus guías para instalarlas en diversos foros de scene Android, siendo uno de los mayores y más activos XDA Developers (la pega es que está en inglés, para aquellos que no dominen mucho la lengua de Shakespeare).

Los pasos generales para cualquier modelo serían los siguientes (a expensas de encontrar los concretos para tu modelo):

1)      Desbloquear el bootloader del teléfono, permitiéndonos acceder a las zonas restringidas como el recovery, particiones de sistema, etc, lo que será necesario para continuar con los siguientes pasos. Cada fabricante lo gestiona de distinta forma, unos solicitan un código de desbloqueo, y para otros es necesario utilizar herramientas o software creado por hackers y/o gente ajena a estos fabricantes. Esta acción conlleva la anulación de la garantía.

2)      Instalar un recovery personalizado. Normalmente se hace desde el recovery de serie y al estar ya el bootloader “abierto” no suele acarrear mucha dificultad.

3)      Instalar una ROM personalizada desde nuestro nuevo recovery. Lo normal es que que tengamos que colocar el fichero zip con la ROM personalizada en la tarjeta de memoria o memoria interna del teléfono y posteriormente flashearla desde el recovery. Muchas de estas ROMs ya traen acceso root por defecto.

4)      Si la ROM no permite acceso root, normalmente se puede obtener flasheando un pequeño fichero desde nuestro recovery personalizado y posteriormente utilizar alguna app como SuperSU para gestionar el acceso root de las demás aplicaciones instaladas en nuestro terminal.

 

Ejemplo práctico: Vamos a realizar todo el proceso para un terminal bastante popular y extendido como podría ser el Samsung Galaxy S3 GT-i9300, actualizado a la versión de Android 4.3

Antes de empezar, hay que comprobar que se cumplen estos pre-requisitos:

  • Asegurarse de que la batería está cargada al menos al 60%. Esto es casi imprescindible para evitar cualquier problema de energía durante el flasheo.
  • Asegurarse de que se han respaldado todos los Contactos, Registro de Llamadas, Mensajes y ficheros personales de la memoria del teléfono y la tarjeta de memoria. El proceso no suele afectar a estas memorias, pero es mejor prevenir, por si ocurre cualquier problema o pérdida de datos durante el proceso.
  • Utilizar el cable de datos original para conectar el teléfono al PC.
  • Asegurarse del modelo exacto de tu dispositivo (si el modelo fuera distinto se corre el riesgo de brickear el terminal); esto se puede hacer consultando en Ajustes -> Información del teléfono -> Modelo.
  • En caso de tener problemas con la conexión USB del teléfono, habilitar el modo depuración en el teléfono. Para hacerlo, abrir Ajustes->Opciones de desarrollo->Habilitar depuración USB. Si no aparece este menú de opciones de desarrollo, ve a Ajustes -> Información del teléfono y pulsa sobre “número de compilación” 7 veces y ya deberían aparecer las opciones de desarrollo en los ajustes.

 

Para este método concreto, probablemente habrá varios más que conduzcan al mismo resultado final, tendremos que descargar:

  • Odin para PC
  • Samsung USB Drivers
  • Philz Advanced CWM recovery
  • SuperSu v1.69 (o la última versión disponible)

 

No voy a poner links de descarga, ya que es bastante fácil encontrarlos realizando un par de búsquedas en Google.

1)    Instalar el recovery personalizado:

Poner el teléfono en modo “download”. Esto se consigue teniendo el terminal apagado y presionando y dejando pulsados al mismo tiempo los botones de bajar volumen + botón Home (el que hay debajo de la pantalla en el frontal) + botón de Encendido, hasta que aparezca un mensaje de advertencia. Hay que pulsar subir volumen para continuar.

rootear

 

Ahora el teléfono debe estar en modo download. Conéctalo al PC usando el cable de datos y con el software Odin ejecutado.

odin

 

Tan pronto como Odin detecte el teléfono, la casilla ID:COM (1) se pondrá azul.

Pulsaremos en el botón AP (2) y seleccionaremos el fichero Philz Advanced CWM recovery.tar.md5, que habremos descargado previamente.

Pulsamos Start (3) y el proceso empezará, mostrando el progreso en la barra encima de la casilla ID:COM.

El proceso es bastante rápido y tras unos segundos, el teléfono se reiniciará y ya tendremos instalado nuestro custom recovery (Philz touch en nuestro caso).

Para acceder al custom recovery, con el teléfono apagado, mantenemos pulsados simultáneamente  Subir Volumen + Botón Home + Botón Encendido

Deberíamos llegar a esto:

 

philz recovery

 

2)    Obtener acceso Root

Necesitaremos el fichero SuperSu.zip, descargado con anterioridad, y lo colocaremos en el directorio raíz de la tarjeta SD.

Apagamos y arrancamos el terminal en modo recovery. Pulsaremos sobre “install zip->chose zip from sd card->seleccionamos SuperSu.zip”y seguimos las instrucciones que nos van apareciendo.

El proceso no tardará más de unos segundos. Reinicia el terminal y ya deberías encontrar la app SuperSu en el cajón de Aplicaciones. Desde esta app podrás dar permisos root a otras aplicaciones que los soliciten.

Felicidades! Con esto, hemos instalado un custom recovery y rooteado nuestro Galaxy S III

3)    Instalar una ROM custom

Este paso sería casi igual que el anterior.

Tendríamos que descargar una ROM personalizada, hecha para nuestro modelo de Galaxy S III concreto, colocar el fichero zip descargado en la tarjera de memoria, y flashearlo desde nuestro recovery tal y como hicimos con SuperSU. En este caso el proceso durará bastante más, ya que el fichero de una ROM es mucho más grande que el utilizado para el rooteo.

La inmensa mayoría de las ROMs suelen venir acompañadas de instrucciones para su flasheo. Es importante seguir estas instrucciones, ya que al no respetarlas, podría no realizarse correctamente la instalación de la ROM en cuestión.

Y eso es todo amigos!!

A pesar de haberme extendido más de lo que pretendía, espero que esto no desanime a  los lectores a realizar este proceso.

Yo lo he hecho con casi todos los teléfonos Android que he tenido (que han sido unos cuantos) y la verdad que merece la pena ya que se mejora notablemente el rendimiento del teléfono, sobre todo en los que vienen personalizados por las operadoras, con montón de aplicaciones inútiles.

Es muy importante leer bien toda la información, que hay mucha, sobre estos procesos. La buena noticia es que la mayoría (ojo, que digo la mayoría, no todos!!) de los brickeos, se pueden revertir de una forma u otra. Casi con total seguridad, a alguien por ahí le ha pasado lo que a ti y te llevará 10 minutos o un par de horas de leer foros, googlear, etc… pero al final, casi siempre seremos capaces de solucionarlo y volver a dejar nuestro teléfono listo para seguir experimentando.

 

Suscríbete a nuestro boletín

Únete a nuestra lista de correos para recibir las últimas noticias y novedades de nuestra empresa

 

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Shares
Share This