PLC: Internet a través de la red eléctrica de casa

En los últimos años, estamos siendo testigos de los grandes avances que se producen en el campo de las telecomunicaciones. Progresivamente, aparecen nuevas tecnologías que, aplicadas a este fin, nos brindan mayor rendimiento, fiabilidad, seguridad, ancho de banda, velocidad de transmisión…

Con la llegada de la FTTH (fibra óptica directa al hogar), nuestro ancho de banda llega, en algunos casos, a multiplicarse por diez, con lo que nuestra experiencia en las redes se vuelve mucho más satisfactoria.

En el ámbito doméstico, la tecnología de transmisión de red local más solicitada actualmente es el WiFi. La comodidad que brinda este sistema, y el hecho de que no necesita ningún tipo de instalación ni cableados, lo convierte en el medio de transmisión por excelencia en el hogar. Sin embargo, la tecnología WiFi tiene, como principal inconveniente, la inestabilidad del servicio, debido a interferencias, obstrucciones, falta de cobertura en todo el hogar… Este problema, en muchos casos, obliga al usuario a optar por utilizar cable Ethernet, que es un sistema más fiable, a la par que más engorroso, ya que necesitas una instalación de cableado que, por norma general, en los hogares no está implantada. A falta de una instalación Ethernet, o de calidad en la señal WiFi, existen varias alternativas de conexión que nos pueden ayudar. Una de las más interesantes, y a la vez de las más desconocidas, es el PLC.

 

 

¿QUÉ ES PLC?

PLC (Power Line Communications) es un concepto que engloba diferentes tecnologías que 1permiten enviar transmisiones de datos a través de líneas de electricidad. Con este nuevo concepto, podemos utilizar la instalación eléctrica de casa como infraestructura de telecomunicaciones, y así, evitaríamos al mismo tiempo la inestabilidad del servicio WiFi y la necesidad de realizar una costosa instalación Ethernet. Hay que puntualizar que el rendimiento que ofrece el dispositivo depende de la calidad de la señal eléctrica que tengamos en casa; por tanto, este sistema se perfila mucho más fiable que el WiFi (especialmente en largas distancias), pero siempre menos que las redes Ethernet, ya que éstas, en entorno doméstico y condiciones normales, tiene un rendimiento óptimo.

Para poder utilizar nuestra línea eléctrica como línea de telecomunicaciones, necesitamos dispositivos que actúen como intercomunicadores, que se denominan Dispositivos PLC. El formato más habitual comercial es la pareja, aunque, en algunos casos, se pueden adquirir en mayor número para redes con más nodos.

 

 

¿CÓMO FUNCIONA?

El funcionamiento es muy sencillo: conectamos uno de los dispositivos en un enchufe cercano a un punto de red (por ejemplo, nuestro router), y el otro dispositivo a otro enchufe cercano a otro punto de la red (por ejemplo, un PC). Interconectamos cada PLC con el dispositivo de red a través de un latiguillo UTP, esperamos a que los dispositivos sincronicen (normalmente, nos lo suele indicar a través de LED) y listo!

Si interpretamos nuestra red eléctrica como un cable de red, y los Dispositivos PLC como terminales del mismo, nos damos cuenta de lo práctico de este sistema, pudiendo interconectar distintas habitaciones de una misma casa, distintas plantas del mismo hogar…

 

¿CÓMO ADQUIRIRLO?

 

En el mercado, podemos encontrar dispositivos PLC por un precio aproximado de 30 €, el cual puede variar dependiendo del fabricante o de sus características, las cuales pueden ser muy variadas: los hay con toma de enchufe supletoria (para no perder la toma utilizada para el dispositivo), de velocidades distintas (la más habitual ahora es de 500 Mb/s), con diseños decorativos para pared… A mi parecer, los más interesantes son los que incorporan, además de la toma de corriente supletoria, acceso WiFi, ya que muchos de nuestros dispositivos no disponen de entrada para cable Ethernet (tablet, smartphone…) y además, podemos trasladar la señal WiFi de nuestro router a puntos distantes de casa como, por ejemplo, otras plantas donde no llegue la señal.2

Un hándicap importante de los PLC, es el hecho de que no hay un estándar ni una normativa que regule los protocolos a utilizar por los fabricantes, lo cual nos obliga a ser precavidos a la hora de añadir dispositivos PLC a nuestra red, ya que a veces, incluso en el mismo fabricante, pueden ser incompatibles entre sí. En principio, con usar el mismo modelo debería ser suficiente.

En definitiva, el PLC se antoja como una solución perfecta para aquellos que, no teniendo una instalación Ethernet, necesiten una mayor fiabilidad y estabilidad que la de la señal WiFi, o bien pretenda expandir su red local a puntos de casa donde, de otro modo, no se podría tener servicio de Internet.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Suscríbete a nuestro boletín

Únete a nuestra lista de correos para recibir las últimas noticias y novedades de nuestra empresa

 

You have Successfully Subscribed!